Todos aquellos que hayan recorrido alguna de las opciones que ofrece el Camino de Santiago afirmarán que volvieron a casa cansados, pero con energías renovadas, más fuertes físicamente y más sanos mentalmente. Ya sea la ruta que va de roncesvalles a santiago o cualquiera de las otras posibles, las largas horas de ruta, el encuentro con la naturaleza, con el camino, con la soledad y con uno mismo, tendrá una repercusión claramente beneficiosa para la salud de las personas.

Los efectos terapéuticos que produce el Camino de Santiago han sido estudiados y ofrecen resultados realmente sorprendentes.

En grupo, solos, con parejas o con amigos, beneficios para la salud mental

Camino de Santiago
photo via Canva PRO

Ya sea realizando un camino de santiago organizado desde madrid, en soledad para la conversación y el conocimiento interior, compartiendo el tiempo con la persona amada o con el grupo de amigos con los que siempre se puede contar, la realidad es siempre procura una reducción de los niveles de estrés como primer efecto terapéutico.

La depresión y la ansiedad se van dejando atrás con cada paso que se da. El camino permite la capacidad de producir cambios de perspectiva, de mirar de otra forma la vida que se ha llevado hasta el momento y plantearse nuevas formas de enfrentarse a las situaciones que entran como aire fresco y renovado.

La experiencia de recorrer alguna de las rutas que ofrece el Camino de Santiago dilata el tiempo, permitiendo que este adquiera su verdadero ritmo. Una característica que facilita, a su vez, contemplar el presente y disfrutar del momento, sin presiones, sin prisas, sin pasado ni futuro, solo el aquí y el ahora. Esto llevará aparejada una mayor percepción de la realidad, de quiénes somos y del momento por el que estamos pasando.

Cuando se llega a casa, la mente está más limpia, se piensa más rápido y se tienen las ideas más claras. Se está más feliz, más seguro y confiado. La mente se ha reseteado.

La indiscutible mejora física

Aunque mucho se haya dicho lo que se sufre durante algunas rutas; los cayos en los pies, los calambres en los hombros o los dolores en las piernas, la experiencia bien merece la pena y se tendrá como uno de los premios una notable mejora del estado físico.

La mejora será proporcional al esfuerzo que se realice. Como cabe suponer, no es lo mismo el camino de santiago desde ferrol, que es una de las rutas más cortas que si, por ejemplo, realizamos la de la Vía de la Plata que comienza en Sevilla. Así mismo, no es lo mismo hacerlo con prisas, a pie o en bicicleta, aunque, en cualquier caso, el cuerpo despertará, los músculos se activarán y la resistencia aumentarán día a día.

El caminar es uno de los deportes más saludables y seguros que existen, si además se lleva a cabo en entornos naturales, el aire que se respira llenará los pulmones de salud y bienestar. En este sentido, no se puede pedir mejores ubicaciones, los caminos solitarios de las rutas que ofrece el Camino de Santiago se alejan en su mayoría de ciudades y carreteras transitadas, de polución y ruidos. El caminar recorrerá bosques y pueblos de piedra en los que la naturaleza sigue siendo la auténtica protagonista.