A lo largo de la Via Francigena pasando por San Quirico y Radicofani

Una desafiante preregrinación por las colinas toscanas a la descubierta de la naturaleza y de nosotros mismos.
  • Duración del viaje: 8 horas

  • Dificultad: dificil

  • Porque nos gusta: Porque los paisajes que nos rodean en el camino son impresionantes, ya que las vistas de la Val d'Orcia y su famoso ciprés

  • Distancia: 33 km

  • El monto total de la ganancia: 908 m

  • Trayecto del viaje: en pie

  • Coste: 0 €

  • Nuestro consejo: En San Quirico no se pierda el Horti Leonini, perfecto ejemplo de jardín a la italiana. Perderse en su belleza y la geometría de los setos.

En San Quirico d'Orcia parte de una etapa de la Vía Francigena, la famosa ruta de peregrinación que comienza en Canterbury y llega a Roma. Estamos en el corazón de Val d'Orcia, en la provincia de Siena, 424m sobre el nivel del mar. San Quirico d'Orcia es un pueblo de origen etrusco, rodeado de colinas, viñedos y bosques. El pueblo está hecho de castillos e iglesias medievales, callejuelas típicas y sus fuentes de piedra. Debido a su posición elevada es uno de los mejores lugares para ver los bellos paisajes del Valle de Orcia. Para aquellos que deciden de quedarse en este encantador pueblo de la Toscana, aquí se pueden encontrar las instalaciones ecológicas más cercanas.

 

Atisbo de San Quirico d'Orcia, una de las características de las fuentes de piedra
Atisbo de San Quirico d'Orciaia, foto de Mirella Bruni via Flickr

Desde el pueblo se desciende hacia un popular pueblo turístico, Bagno Vignoni, conocido por su gran piscina termal ubicada en la plaza central. El antiguo pueblo es uno de los lugares más atractivos de la Toscana y su termas ya se usavan en la época romana.

 

Los baños termales de Bagno Vignoni
Los baños termales de Bagno Vignoni, foto de Manuel Guerra Paz via Flickr

Después de dos horas de marcha, en un arriba y abajo entre las colinas y pasando el río Orcia, llegamos a Gallina, donde nos encontramos el primer punto del refresco. Aquí la ruta se hace más difícil, pero los peregrinos son recompensados con maravillosas vistas de la Amiata

 

Monte Amiata, foto de Dimit®i via Flickr

Más allá del torrente Formone costeamos los bosques, en la difícil subida que nos traje a Radicofani, nuestro destino. Antigua fortaleza, Radicofani controlódurante siglos la frontera entre el Gran Ducado de Toscana y lel Estado Pontificio. Estamos a 800 metros sobre el nivel del mar y la vista es espectacular: la Val d'Orcia, Amiata, los Apeninos y también podemos vislumbrar los lagos de Trasimeno y Bolsena, atracciones a un corto trayecto. El símbolo del pueblo es su fortaleza aquí más de mil años. La fortaleza tiene una historia turbulenta, pero está fuertemente conectada con la figura de Ghino di Tacco, el bandido caballero mencionado en el Decamerón de Boccaccio y en la Divina Comedia.

 

La fortaleza de Radicofani al atardecer
La fortaleza de Radicofani al atardecer, foto de Renzo Ferrante via Flickr

Una ruta desafiante que nos recompensa con las emociones antes de lugares de interés natural de la hermosa Toscana.

 

Foto de Yosika ( happyholiday.travel ) via Flickr

Autor: Chiara Marras