Las cascadas son un verdadero presagio de la naturaleza, porque con su fuerza irrumpen los paisajes más serenos, a la vez que lucen imponentes e inquietantes, capaces de quitarle el aliento a cualquiera.

Hallarlas no siempre es una tarea sencilla, para admirarlas a veces es necesario caminar durante horas, pero cuando al fin se alcanzan estos lugares recónditos de la naturaleza, se está ante un espectáculo sin igual.

Para quien no lo supiera, además de las famosas y bellas Cascadas del las Marmoras, en Umbria, Italia está cubierta de una multitud de imperdibles y diversas cascadas. Acompáñame a descubrirlas y saber dónde se encuentran!

Las Cascadas de Acquafraggia en Valchiavenna (Sondrio)

Las Cascadas de Acquafraggia, de Borgonuovo, están ubicadas en el municipio de Piuro en Valchiavenna, las cuales provienen del Lago Pizzo ubicadas a una altura de 3050 metros. El origen de su nombre deriva de “acqua fracta”, un torrente continuamente interrumpido de imponentes cascadas, que incluso llegaron impresionar a Leonardo da Vinci: “se encontraban pasando por el Valle de Chiavenna,”el cuál admiró su belleza salvaje y lo mencionó en su “Código Atlántico”: “Observar sus llamativas aguas a 400 brazos cayendo al río Mera…”.
La presencia de un camino equipado dentro del parque, permite visitar de cerca el ambiente que rodea las cataratas, y desde las terrazas panorámicas a lo largo del camino, se puede admirar todo el valle hacia Chiavenna, llegando hasta la parte plana.
Varias rutas de senderismo dentro del parque toman como punto de partida las Cascadas de Acquafraggia.

La Cascada de la Isla de Liri (Frosinone)

En Frosinone, a un centenar de kilómetros del trayecto de Roma hacia Nápoles, a una altura aproximada de 27 metros, se encuentra la Cascada Grande de Liri. La característica especial de esta cascada, es que es la única en Italia construida como una puesta en escena dentro de un complejo residencial, cerca del castillo Boncompagni – Viscogliosi; una especie de isla que nace de la bifurcación del río Liri, de ahí el nombre.

Cascadas de la Isla de Liri en Frosinone,Italia
Foto de daddo83 vía Flickr

Las Cascadas del Parque Molina en Fumane (Verona)

Estas cascadas se deben a la intuición del profesor Giuseppe Perin, geólogo y hermano de la orden de Don Calabria, quién impresionado por la singularidad de la zona de las cataratas, propuso a la comunidad Molina y a las autoridades locales establecer un parque, el cual actualmente atrae entre 30.000 y 50.000 visitantes. En Molina, se puede sentir cierta magia en la atmósfera, por ser un pequeño pueblo medieval de piedra cuyo nombre proviene de la presencia de los molinos en la región. Una vez allí, asegúrese de visitar el Museo Botánico de la Lessinia de Molina, inaugurado en 1981 y el Refugio Solinas, actualmente conocido como la Gruta de Fumane, descubierta en 1962, donde se asegura que vivió el hombre de Neanderthal (hace 60.000 años) y el Homo Sapiens de Aurignaziano sapiens, hace unos 34.000 y 32.000 años, hasta el colapso de la cueva, hace 25.000 años, como consecuencia y efecto de la edad de hielo.

El tercer domingo de julio se lleva a cabo la fiesta de las cascadas. Para más información consultar en: Parque de las cascadas

Las Cascadas de Dardagna y el Santuario de Madonna de Acero (Bolonia)

El nombre Dardagna proviene de una corriente cuyas cascadas están situadas en el pueblo de Lizzano en Belvedere en el distrito del Parque “Corno alle Scale”. Se pueden llegar a ellas cómodamente por un aparcamiento ubicado en frente del Santuario de la Madonna de Acero, desde donde se puede ver el protegido monumento del gran árbol de acero y desde la terraza se tiene una vista hacia todo el valle circundante.

Para aquellos que deseen pasar varios días en el parque, se puede pasar la noche en la cercana Granja Cimone “El Palazza”, un hermoso lugar  en las proximidades del Parque Regional del “Corno alle Scale”.

La Cascada de Nardis en Val Genova – Dolomiti de Brenta (Trento)

Ubicado en el sector occidental del Parque Adamello Brenta, Val de Genova es el Valle de las Cataratas que se precipitan a partir de las pequeñas escaleras del valle glacial conocidas como “scale”. La cascada Nardis es la primera que se encuentra cuando se cruza desde Carisolo.
El tiempo recomendado para visitar esta maravilla de la naturaleza es de mayo a octubre, pero en invierno hay atracciones interesantes como el desierto aventurero “Wilderness”.

Cascada de Nardis
Foto de Simone Capretti vía Flickr

Las Cascadas de Monte Gelato en el Valle de Treja en el Mazzano Romano (Roma)

Elegida por muchos cineastas por su destacada belleza, las cascadas de Monte Gelato se han convertido en el escenario de muchas películas y series de televisión y sin duda merecen al menos una visita. Son consideradas más un estanque popular entre los niños de la zona en verano, que en una reconocida atracción turística. En la zona permanecen importantes restos de un molino de agua que se utilizó desde 1830 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.
Para los aventureros está “Treja Adventure”, el primer parque de aventura a las afueras de Roma.

Para más información puede visitar: Parque Treja Adventure

Cascadas del Monte Gelato en Roma
Foto de Paul Albertella vía Flickr

Las Cascadas de Toce en Val Formazza (Verbania)

Descrita como “la más bella, la más poderosa entre las cascadas de los Alpes”, con sus 143 metros de altura es considerada la segunda de Europa. Para poder admirar mejor la caída de sus aguas en toda su majestuosidad, se construyó un puente de madera que se adentra en la cascada. La Cascada del Toce no siempre es visible a lo largo del año, ya que sus aguas se recogen en un depósito en la parte superior de la cascada y a través de una galería y un canal llegan al Puente Central de Enel para ser utilizado en la producción de electricidad.
Para aquellos que deseen pasar un par de días allí, pueden hacerlo en el precioso hotel de estilo Art Deco.

Vista superior de las cascadas de Toce en Verbania
Foto de iMaic87 vía Flickr

Las Cascadas de Barbiano del Valle de Isarco Alto Adige (Bolzano)

Más allá del pueblo de Barbiano, por encima del Puente Gardena en el Valle de Isarco se hallan estas cascadas que sorprenden a cualquiera por el ruido que ejercen al estrellarse contra las rocas del suelo. Sin duda, es el destino ideal para una excursión o una tarde refrescante en verano. Su recorrido a pie toma aproximadamente 2 horas y media, pero para aquellos que no desean caminar pueden ir sólo a la primera cascada, la Cascada Inferior (que tiene un salto de 85 metros).

Cascadas de Barbiano en Bolzano, Italia

Las Cascadas de Varone en el Lago de Tenno cerca de la Riva del Garda (Trento)

Ubicadas en el Municipio de Tenno en Trento, a pocos kilómetros del Lago de Garda, las Cascadas de Varone, cuyo nombre proviene del nombre de la ciudad cercana Varone, son el destino de cada año de muchos turistas que desean visitar las grutas de las que nacen estas cascadas de ruido ensordecedor. Fue abierta al público desde 1874 y cuenta con una espectacular entrada, obra del arquitecto Maroni, que en ese momento también diseñó el Vittoriale.
Puede visitar estas cascadas a través de:Las Cascadas de Varone

Las Cascadas de Varone en Trento, Italia

Las Cascadas de Acquacheta (Forlì-Cesena)

Situada en el interior del Parque Nacional de los Bosques Casentinesi, en Monte Falterona y Campiña, Acquacheta es un trayecto de agua que nace en Appennino en la Toscana, Provincia de Florencia, atraviesa San Benedetto en los Alpes hasta unirse con Troncalosso para formar el Montone, en donde sus aguas caen de forma espectacular desde lo alto de la piedra arenisca, dividiéndose en varios riachuelos.
Dante Aliguieri citó en la Divina Comedia que hoy el turismo también se debe al valor literario del lugar (dentro de los llamados parques literarios).

Caída de las aguas de las Cascadas de Acquacheta en Forlí Cesena, Italia
Foto de Magostinelli vía Flickr

Las Cascadas de Riva (Bolzano)

Ubicadas en el Campo Tures en el Valle de Riva, las Cascadas de Riva son un increíble espectáculo natural. Se puede acceder a ellas a través de un sendero para excursionistas o el sendero San Francisco cerca al Campo de Tures. Al admirar sus enormes masas de agua cayendo al abismo una más potente que la otra, podemos ver que la conforman tres cascadas, donde la más alta cae desde una roca vertical a 42 metros de profundidad.Por lo tanto las Cascadas de Riva son sin duda las más bellas de Alto Adige.

Las Cascadas de Mulino en Saturnia (Grosseto)

La particularidad de estas cascadas, convirtiéndola en un escenario mágico, no sólo se debe a los saltos de sus aguas, sino también a sus innumerables piscinas pequeñas que se forman debajo. Muchos turistas y la gente del lugar las visitan más seguido para relajarse y disfrutar de su tranquilidad, hallando un momento de total placer. A las Cascadas de Mulino llegan aguas termales de sulfuro por lo que goza de ciertas propiedades beneficiosas para la piel. Al parecer estas aguas son ricas en plancton termal que fluye de una fuente natural a una temperatura de 37,5°C.

Las Cascadas de Sasso en Metauro (Pesaro, Urbino)

También llamada Balza de Metauro, surge por la presencia de un banco de capas calcáreas (Bisciaro) bastante resistentes a la erosión fluvial. En los períodos de escasez también se puede atravesar el río por los estratos rocosos que sobresalen de forma recta por encima de la cascada. Para visitar la cascada desde la parte inferior, se puede acceder al río por un pasaje situado en correspondencia a una casa restaurada, el Mulino de Sasso, que conserva pocas indicaciones sobre las estructuras funcionales del molino original. A lo largo de este tramo del río se hallan el Martin pescador, la Bailarina amarilla y la Bailarina blanca; Y en invierno también la Gallina de agua.

Aguas de las Cascadas de Sasso en Pesaro, Italia

Las Cascadas Lequarci (Ogliastra)

Están ubicadas en la localidad de Santa Barbara en Ulassai, en la provincia de Ogliastra en Sardeña. En varios puntos durante los períodos de mayor precipitación nacen cascadas impresionantes; entre ellas las más importantes son de Lecorci, situada cerca de la ciudad, en Lequarci, a 7 km, en Santa Bárbara, caracterizada por un salto de casi 100 metros que puede alcanzar un ancho de 70 metros. Por encima de la cascada de Lecorci, se halla la Gruta “Su Marmuri”, entre los más grandes y más imponentes de Sardeña.
Los que decidan permanecer en este rincón de Sardeña, también destino de los apasionados de la escalada libre, pueden pasar la noche en el Hotel Su Marmuri.

La Cascada de Fiumelatte en Varenna (Lecco)

El Fiumelatte conocido como el río más bravo de Italia, aproximadamente a 250 metros hasta donde choca con el lago, cruza la aldea del mismo nombre en Varenna, llamado así porque sus aguas espumosas y blancas que se parecen a la leche.

Las Cascadas del Serio, Alta Val Seriana (Bergamo)

Se originan en el río Serio, forman los Lagos de Barbellino (superior e inferior) y luego cruza la zona turística de Valbondione. Estas cascadas se constituyen de un triple salto de un total de 315 metros, siendo el más alto de Italia y el segundo en Europa. En 1931, en el sitio de un pequeño lago natural, se construyó una presa para la producción de energía eléctrica que interrumpía el flujo del río, y para revivir de nuevo la belleza de las cataratas, desde 1969 la presa se abre en fechas acordadas gracias a un acuerdo con ENEL. Este evento se repite cinco veces durante toda la temporada de verano.

Las Cascadas de Parcines (Bolzano)

Dominado por el impresionante paisaje del Grupo de Tessa, Parcines es mejor conocido por su cascada y el Museo de las Máquinas de Escribir. La ciudad de Parcines cuenta con una densa red de senderos de más de 200 km de largo, paseos agradables en el valle, además de rutas alpinas. Al fondo, aparece la Cascada de Parcines, la más alta de Alto Adige, con un salto de 98 metros, constituyéndose en una de las maravillas naturales cerca de Merano que nadie se puede perder!

Caída de las aguas de la cascada de Parsine en Bolzano
Foto de AlbeJTD vía Flickr

Desde aguas termales a pequeños paraísos casi desconocidos, aquí es donde en verano uno puede sumergirse en medio de la naturaleza y disfrutar de la tranquilidad ancestral de estos lugares. Por supuesto, esto es sólo una muestra de tantas otras cascadas que os continuará maravillando durante vuestros próximos itinerarios. Esperamos vuestras historias!

 

También podrían interesarte:

5 termas naturales donde pasar gratis (o casi) un fin de semana de relax

Agricamping: no te pierdas nuestros 6 elegidos

Cinque terre: qué ver y dónde alojarse ecológico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>